viernes, 12 de octubre de 2012

El estrés de tener un bebé llorón

Me sorprendí al leer una investigación científica en donde se estudiaron los temperamentos de los bebés al nacer, en la cual descubrieron que no solo los bebés difieren mucho entre sí al nacer, sino también que esas diferencias tienden a ser muy persistentes a los largo de sus vidas. Observaron tres grandes categorías o modelos de temperamento en que se pueden "clasificar" la mayoría de los niños. A la primera llamaron: "niño difícil" que se caracteriza por sus intensos cambios de estado de ánimo, sus horarios irregulares de sueño y comida, y sus frecuentes períodos de llanto y sus violentas rabietas cuando esta frustrado. ¿te suena familiar?  ¡¡A mí si!! (después hablare de los otros dos temperamentos) Con todo ésto los científicos concuerdan en que aún desde las primeras horas de vida, los niños recién nacidos ya anuncian su temperamento. Algunos se dormirán enseguida, otros se chuparán la mano y se quedarán tranquilos observando algo, y otros más simplemente llorarán a todo pulmón.

Si no todas, la gran mayoría vivimos momentos de estrés donde nuestro bebé no deja de llorar y no sabemos qué le pasa. Sobre todo cuando eres nueva mamá, te preocupas y no sabes qué hacer. Para tu consuelo déjame decirte que yo crié tres niños, todos bebés llorones. En especial dos de ellos por poco y me dejan sin audición. Muchas veces no supe qué les pasaba. Algunas noches las pasé enteras sin dormir cuando nuestro tercer retoño gritaba enloquecido a las 3:00 a.m. sin ninguna razón aparente. Despertaba de su sueño con voz a cuello gritando y así se podía estar varias horas. Se ponía rígido y no me dejaba cargarlo con naturalidad ni acurrucarlo. Un tiempo pensamos que eran cólicos, después los descarté. ¿Cuándo se le pasó o cómo? no lo recuerdo (creo que lo bloqueé de mi mente).

Con la mayor recuerdo al menos cuatro episodios muy parecidos, en donde comenzaba a llorar y no había nada en la tierra capas de calmarla. No quería leche, no tenía sucio el pañal, no quería que la cargara, ¡nada!
El llanto era tan intenso que la cansaba, pero ni si quiera así conciliaba el sueño. Me he dado cuenta que los bebés demandantes son así. Ahora la mayor tiene 8 años y medio y sigue siendo una niña exigente, al igual que los otros dos. Hace poco me encontré un blog que toca precisamente el tema de los bebés de alta demanda.

Entonces aquí viene la parte buena, por que si tienes un bebé que llora con facilidad y muy fuerte, que  batalla para dormir, que no el gusta que te le pierdas y que se entretiene muy poco él solo, estás frente a un "bebé de alta demanda". No solo será un bebé de alta demanda, sino que este pequeñín se convertirá en un "niño de alta demanda". 

¡Ya no hay forma de que lo mandes de regreso y te lo cambien por uno más relajado! Mejor disfruta su intensidad. Estos niños no solo lloran más fuerte, sino que también ríen más fuerte. Todo lo hacen al máximo. Claro que no es malo tener niños de alta demanda, excepto por la parte de que son demandantes y agotadores. ¡No es sarcasmo! me refiero a que tienes un niño que posiblemente tendrá alma de líder. Será el niño al que otros van a seguir cuando se trate de organizar juegos. Será el niño que reirá mas fuerte en la sala de cine, el que grite y se ponga a saltar como loco de alegría cuando abra sus regalos en navidad. Tienes un niño intenso.¡ Disfrútalo!

Para mí ha sido toda una aventura criar tres niños intensos en especial ¡por que yo no lo soy!.. Tienen una libertad increíble de demostrar sus emociones, cosa que los introvertidos no hacemos mucho. Tienen una seguridad en sí mismos que les permite bailar o cantar, o actuar sin pena.

Lo que también es cierto es que estos niños, necesitan más firmeza y mucha más energía de tu parte a la hora de disciplinarlos. No te harán caso si les dices "no" mil veces. ¡No te harán caso cuando estés tratando de evitalres un peligro! Tendrás que poner todo tu empeño y energía para poderlo "domar". Nunca quites el dedo del renglón con esa craitura, por que recuerda, "el niño demandante no solo es eso, es un líder, y está hecho para dominar" ..y habrá mucho terreno para él por conquistar cuando salga de casa, pero para entonces lo mejor sería que él hubiera aprendido el respeto y el sometimiento y eso se lo debes enseñar tú lo mejor posible.

Por lo pronto, si tienes un bebé demandante, trata de hacerle horarios. Estos niños "no perdonan" si se te ocurre modificar la agenda de improviso. Si deseas que esté tranquilo y duerma lo mejor posible, evita las salidas repentinas ya que tu hijo se altera con facilidad y le cuesta retomar la marcha. Ten muchísimo cuidado cuando comience a gatear y caminar, ya que estos bebés son por naturaleza intrépidos, y casi siempre querrán tocar exactamente donde les has dicho que no deben. Mi hijo Mateo, a los 6 meses de edad se brincó de su cuna y se llevó su primer ruptura de labio. La intrépida Mariane solo tenía 4 meses cuando literalmente "saltó" del porta bebé, en donde la dejé (malamente) sin amarrar. ¡¡Menos mal que la alcancé en el aire!!.. y Nicole! a ella siempre le encantaba hacer exactamente lo opuesto de lo que debía.

¡Cada niño es un regalo sorpresa! Derepente recibes el paquete y no sabes de qué sabor te tocará, pero cuando lo abres muy pronto te das cuenta de que ese paquete tiene un poco de todo. Es maravilloso saber que no existe en ningún lugar un bebé como el que tú tienes. Tu hijo es único y especial, y para ti sin duda ¡es el mejor de todos!


jueves, 11 de octubre de 2012

La aventura de ser mamá ¿por qué hice este blog?


Hola! Hice este blog por motivos diversos. El primero es que me encanta hablar sobre los temas de la maternidad, los bebés, la crianza delos hijos y todos sus derivados. El segundo es que me han dicho que pase algunos consejillos sobre las cosas que hago con mis hijos que aparentan estar muy estimulados. No soy ninguna "supermamá" al contrario, he aprendido sobre la marcha como todas, he cometido mil errores, he llorado desesperada al no saber qué hacer y tengo días terriblemente malos y otros increíblemente maravillosos, pero lo que sí puedo hacer es compartir un poco de lo que he aprendido. Puedo compartir mis alegrías con ustedes, mis retos y también mis desaciertos, pensando sobre todo en las que aún no son mamás, pero que planean serlo, y esperando que mis experiencias buenas y malas les ayuden un poco en esta gran experiencia.

Estoy abierta a todo tipo de temas a tratar, y como ya me lo han pedido voy a estar incluyendo actividades que hago con mis niños. Espero que les sirva! ;)

martes, 9 de octubre de 2012

Tips para estimular el lenguaje de tu bebé


¿Cómo aprenden a hablar los bebés?. Es bien sabido que los niños aprenden imitando los sonidos que hacemos los adultos. Desde que son muy pequeñitos primero los escuchamos balbucear y gritar. Los bebés disfrutan mucho escuchandose a sí mismos. En algún momento nos dan la sorpresa de su primer palabra, y qué importante se vuelve ese momento. El hanelado papá o mamá. Generalmente cuando recién logran pronunciarlo, no saben a qué o a quien se refiere en realidad, pero eso lo aprenden poco después.

Es muy normal que unos bebés no paren de hablar mientras que otros parecen no necesitar palabras para obtener lo que quieren.

Casi siempre cuando alguien nos dice "mi hijo no habla" lo relaciona con el hecho de que "le doy lo que me pide aunque no lo pida bien". Es cierto que debemos estimular a nuestros hijos para que nos pidan lo que quieren e intenten decirnos con palabras qué cosa es, pero aún si no lo hicieran no debemos presionarlos. El lenguaje es una de las habilidades más complejas que el cerebro pueda realizar, y para un bebé, es toda una hazaña, asi que no debemos ponernos paranóicos si nuestro bebé aún no habla tanto como suponemos debiera hacerlo.

Recordemos que cada niño lleva su ritmo, y muchos están mas ocupados en otros asuntos y el hablar no aparece en su lista de prioridad. Tambien es posible que si le forzamos, menos ganas le den de hacerlo con naturalidad y le "agarre idea" como bien suelen hacer los pequeños.
Cuántos no hemos visto a la mamá afanada diciendole al bebé "ven, ven" para lograr que de sus primeros pasos y éste hace todo lo contrario y se tira al piso a gatear. Cuando queremos forzar a nuestros bebés posiblemente lo único que vamos a conseguir es retrasarles aún mas.

Algunos consejillos:

1. Habla siempre con tu bebé. Cuando estés bañandolo, cambiandole el pañal, dandole comida, etc. platicale lo que están haciendo. Preguntale si le gusta su papilla, si está rica el agua de la bañera, etc...haslo como si pudiera entenderte por que puede que lo haga antes de te des cuenta.

2. No lo compares con otros niños, no lo presiones y cuando logre decir alguna palabra feliciitalo pero sin exagerar.

3. No te traumes repitiendole mil veces la misma palabra para intentar hacer que la diga. Este es un error común. En lo personal tengo hijos "contreras" y creo que si lo hubiera hecho jamás me hubieran seguido la corriente.

4. Léele cuentos. Este es posiblemente el mejor consejo de todos los tiempos, no solo para que aprenda a hablar, sino también para que le tome amor a la lectura aún antes de poderla realizar. Cuando le leas usa un tono de voz tranquilo y fuerte, acentuando las expresiones de sorpresa etc.. Verás como después te pide que se lo leas 10 o 15 veces mas y muy posiblemente termine memorizandolo.

5. Está atento por si hubiera algún problema con la audición, o si parece retrasarse demasiado el habla (debería hablar en frases cortas a los 3 años) ya que pudiera tener algún problema físico que le impida hablar ya que aveces parte del frenillo de la lengua esta pegado al paladar pero es algo que se arregla con una simple intervención.

6. Si pronuncia mal corrígelo una o dos veces, pero no hasta agobiarlo.

7. Usa palabras "normales" con tu hijo. No le cambies las palabras para facilitarle las cosas, por que si lo haces él también lo hará y aprenderá a no esforzarse demasiado.

8. Algunas letras son más difíciles de pronunciar que otras. Muchos especialistas del lenguaje infantil coinciden en que las consonantes r, d y z suelen ser las que más se les dificulta pronunciar a los niños pequeños hispanohablantes. La mala pronunciación de la doble“R” no se considera anormal hasta los seis o siete años de edad, dada su dificultad.

9. No es cierto que el hablarles con voz melosa a los bebés o niños pequeños hace que ellos hablen mal. Claro que no le vas a hablar así todo el tiempo pero el hacerlo de vez en cuando no es algo que influya en su pronunciación ni nada parecido.

10. Como mamá de tres niños que hablan hasta casi enloquecerme, les recomiendo que  sus pequeños escuchen a cri.cri. Se pudiera pensar que el vocabulario que utiliza en sus canciones es inapropiado para un niño de un año, pero a mis hijos siempre les ha encantado y me doy cuenta de que es precisamente por ese "lenguaje articulado" que les llamar la atención.
Aunque hay palabras difíciles de entender, es maravilloso escuchar a los niños derrepente usando alguna de ellas en el contexto apropiado.
Es bueno que el niño tenga cierto conflicto al tratar de entender una canción sobre caballos o pollitos, ya que el esfuerzo mental que implica deducir tales palabras es un incentivo para el habla.

Recordemos que el habla a veces se retrasa por motivos diversos, pero eso no debe ser motivo de angustia y ya sea que la dominen antes o después esto no afecta ni el desarrollo ni la vida posterior del niño.

Si tuvieras alguna duda no olvides comentarle a tu pediatra.