viernes, 12 de octubre de 2012

El estrés de tener un bebé llorón

Me sorprendí al leer una investigación científica en donde se estudiaron los temperamentos de los bebés al nacer, en la cual descubrieron que no solo los bebés difieren mucho entre sí al nacer, sino también que esas diferencias tienden a ser muy persistentes a los largo de sus vidas. Observaron tres grandes categorías o modelos de temperamento en que se pueden "clasificar" la mayoría de los niños. A la primera llamaron: "niño difícil" que se caracteriza por sus intensos cambios de estado de ánimo, sus horarios irregulares de sueño y comida, y sus frecuentes períodos de llanto y sus violentas rabietas cuando esta frustrado. ¿te suena familiar?  ¡¡A mí si!! (después hablare de los otros dos temperamentos) Con todo ésto los científicos concuerdan en que aún desde las primeras horas de vida, los niños recién nacidos ya anuncian su temperamento. Algunos se dormirán enseguida, otros se chuparán la mano y se quedarán tranquilos observando algo, y otros más simplemente llorarán a todo pulmón.

Si no todas, la gran mayoría vivimos momentos de estrés donde nuestro bebé no deja de llorar y no sabemos qué le pasa. Sobre todo cuando eres nueva mamá, te preocupas y no sabes qué hacer. Para tu consuelo déjame decirte que yo crié tres niños, todos bebés llorones. En especial dos de ellos por poco y me dejan sin audición. Muchas veces no supe qué les pasaba. Algunas noches las pasé enteras sin dormir cuando nuestro tercer retoño gritaba enloquecido a las 3:00 a.m. sin ninguna razón aparente. Despertaba de su sueño con voz a cuello gritando y así se podía estar varias horas. Se ponía rígido y no me dejaba cargarlo con naturalidad ni acurrucarlo. Un tiempo pensamos que eran cólicos, después los descarté. ¿Cuándo se le pasó o cómo? no lo recuerdo (creo que lo bloqueé de mi mente).

Con la mayor recuerdo al menos cuatro episodios muy parecidos, en donde comenzaba a llorar y no había nada en la tierra capas de calmarla. No quería leche, no tenía sucio el pañal, no quería que la cargara, ¡nada!
El llanto era tan intenso que la cansaba, pero ni si quiera así conciliaba el sueño. Me he dado cuenta que los bebés demandantes son así. Ahora la mayor tiene 8 años y medio y sigue siendo una niña exigente, al igual que los otros dos. Hace poco me encontré un blog que toca precisamente el tema de los bebés de alta demanda.

Entonces aquí viene la parte buena, por que si tienes un bebé que llora con facilidad y muy fuerte, que  batalla para dormir, que no el gusta que te le pierdas y que se entretiene muy poco él solo, estás frente a un "bebé de alta demanda". No solo será un bebé de alta demanda, sino que este pequeñín se convertirá en un "niño de alta demanda". 

¡Ya no hay forma de que lo mandes de regreso y te lo cambien por uno más relajado! Mejor disfruta su intensidad. Estos niños no solo lloran más fuerte, sino que también ríen más fuerte. Todo lo hacen al máximo. Claro que no es malo tener niños de alta demanda, excepto por la parte de que son demandantes y agotadores. ¡No es sarcasmo! me refiero a que tienes un niño que posiblemente tendrá alma de líder. Será el niño al que otros van a seguir cuando se trate de organizar juegos. Será el niño que reirá mas fuerte en la sala de cine, el que grite y se ponga a saltar como loco de alegría cuando abra sus regalos en navidad. Tienes un niño intenso.¡ Disfrútalo!

Para mí ha sido toda una aventura criar tres niños intensos en especial ¡por que yo no lo soy!.. Tienen una libertad increíble de demostrar sus emociones, cosa que los introvertidos no hacemos mucho. Tienen una seguridad en sí mismos que les permite bailar o cantar, o actuar sin pena.

Lo que también es cierto es que estos niños, necesitan más firmeza y mucha más energía de tu parte a la hora de disciplinarlos. No te harán caso si les dices "no" mil veces. ¡No te harán caso cuando estés tratando de evitalres un peligro! Tendrás que poner todo tu empeño y energía para poderlo "domar". Nunca quites el dedo del renglón con esa craitura, por que recuerda, "el niño demandante no solo es eso, es un líder, y está hecho para dominar" ..y habrá mucho terreno para él por conquistar cuando salga de casa, pero para entonces lo mejor sería que él hubiera aprendido el respeto y el sometimiento y eso se lo debes enseñar tú lo mejor posible.

Por lo pronto, si tienes un bebé demandante, trata de hacerle horarios. Estos niños "no perdonan" si se te ocurre modificar la agenda de improviso. Si deseas que esté tranquilo y duerma lo mejor posible, evita las salidas repentinas ya que tu hijo se altera con facilidad y le cuesta retomar la marcha. Ten muchísimo cuidado cuando comience a gatear y caminar, ya que estos bebés son por naturaleza intrépidos, y casi siempre querrán tocar exactamente donde les has dicho que no deben. Mi hijo Mateo, a los 6 meses de edad se brincó de su cuna y se llevó su primer ruptura de labio. La intrépida Mariane solo tenía 4 meses cuando literalmente "saltó" del porta bebé, en donde la dejé (malamente) sin amarrar. ¡¡Menos mal que la alcancé en el aire!!.. y Nicole! a ella siempre le encantaba hacer exactamente lo opuesto de lo que debía.

¡Cada niño es un regalo sorpresa! Derepente recibes el paquete y no sabes de qué sabor te tocará, pero cuando lo abres muy pronto te das cuenta de que ese paquete tiene un poco de todo. Es maravilloso saber que no existe en ningún lugar un bebé como el que tú tienes. Tu hijo es único y especial, y para ti sin duda ¡es el mejor de todos!


2 comentarios:

  1. DIana, estoy con el ojo cuadrado realmente, has puesto en claro los cientos y miles de "problemas" que tengo con mi hija mayor, en verdad es una niña muy demandante controladora, dominante y tiene como dices alma de lider... de verdad he llegado hasta las lagrimas al ya no saber que hacer con ella... seguire tu consejo de establecer horarios, espero obtener buenos resultados!! gracias Diana, tus posts me fascinan!!!. Claudia Soto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claudia, se nota que tu nena es así. Claro que es bueno hacerles horarios pero sobre todo se requiere ser una mamá muy intensa y con mucha autoridad. El tener niños que te superan en fuerza de voluntad es abrumador en ocasiones, pero debemos sobreponernos a ello y ganarles de alguna forma por que si no es en la infancia no será después. No se si leíste el post "cómo ganar el respeto de tu hijo" de crianza a la antigua, ahí comento que si le bajo dos rayitas a mi autoridad y firmeza, mis hijos le bajan dos rayitas al respeto, y eso no es otra cosa que culpa nuestra cuando lo permitimos. A mi me pasa con Nicole y ni cuenta me doy, pero cuando noto que anda muy mandonsilla o contestona la pongo en su lugar por que si no es como una bola de nieve que se vuelve incontrolable. Estos niños te hacen superarte de verdad jaja!..

      Eliminar